Posts Tagged ‘postaweek2011’

La necesidad de los sistemas de información en nuestras empresas, es vital. Qué pasa cuando decidimos implementar un nuevo sistema? La intención es que los resultados sean iguales o mejores que los esperados, por supuesto. Pensemos en las condiciones para que esto sea lo que suceda, que sea el éxito que pretendemos. La pregunta de la nota, está muy buena.
 
“No nos bajemos” de las condiciones mínimas de implementación, y la probabilidad de éxito será máxima. Es la responsabilidad del implementador o, en nuestro caso, del consultor. Seguir leyendo «¿Claves de éxito o condiciones mínimas de imple…»

Una nota de ELPAÍS·com (es), acerca de los (patológicamente) interesados en los libros. Somos aficionados a los libros, no nos atrevemos al “muy”, nos pareció muy bueno el artículo.
 
Comparados con otros viciosos (según la RAE = vicio. (Del lat. vitĭum). 6. m. Gusto especial o demasiado apetito de algo, que incita a usarlo frecuentemente y con exceso.) encontramos que estos, al margen de lo perjudicial que pueda resultarles para sí mismos, pueden generar alguna utilidad a los demás.
Pero vamos con la nota completa: Seguir leyendo «Patologías librescas»

Buscando la manera de cerrar el año (¿?), elegí estos dos temas:
WordPress, el proveedor que usamos para esta página, propone el desafío de “un post por semana“. Durante un buen lapso (hace tiempo, mucho) habíamos subido regularmente dos o tres notas a la semana, decidimos tomar el desafío. Nos veremos más seguido.
Compartir el poema “Final de año”, de Jorge Luis Borges, y unas elucubraciones que nos disparó su lectura.
 
Feliz y próspero 2011 y, parafraseando el deseo de un amigo: que más que las profecías, cumplas tus utopías!

 

Final de año

Ni el pormenor simbólico
de reemplazar un tres por un dos
ni esa metáfora baldía
que convoca un lapso que muere y otro que surge
ni el cumplimiento de un proceso astronómico
aturden y socavan
la altiplanicie de esta noche
y nos obligan a esperar
las doce irreparables campanadas.
La causa verdadera
es la sospecha general y borrosa
del enigma del Tiempo;
es el asombro ante el milagro
de que a despecho de infinitos azares,
de que a despecho de que somos
las gotas del río de Heráclito,
perdure algo en nosotros:
inmóvil,
algo que no encontró lo que buscaba.

Seguir leyendo «Final de año»

Arriba