Estrategia y táctica

Estrategia y tactica transparenteEscribe David Soler, con mucha claridad.
 
La estrategia tiene que ver con lo que queremos conseguir. Son las grandes líneas maestras y responden, siempre, a un profundo conocimiento de lo que hace nuestra competencia y de lo que quiere nuestro cliente. La táctica es el detalle de cómo vamos a poner la estrategia a trabajar, que herramientas usaremos y cómo. La estrategia es de largo plazo mientras la táctica se centra en el corto plazo.

 
Te dejo con la nota y los enlaces a la publicación original!
 

  • Estrategia y táctica

 Estrategia y táctica son dos términos que muchas empresas confunden. No solo en su concepto sino, claro está, en la aplicación que le dan a sus negocios.
 
La estrategia tiene que ver con lo que queremos conseguir. Son las grandes líneas maestras y responden, siempre, a un profundo conocimiento de lo que hace nuestra competencia y de lo que quiere nuestro cliente. La táctica es el detalle de cómo vamos a poner la estrategia a trabajar, que herramientas usaremos y cómo. La estrategia es de largo plazo mientras la táctica se centra en el corto plazo.
 
Una decisión estratégica es estar en Redes Sociales para acercar la compañía a nuestros clientes y darles un mejor servicio. La decisión táctica sería estar en Twitter porque es allí donde se concentra el grueso de nuestros clientes y donde podemos dar una mejor y más rápida respuesta.
 
Para mí son fases consecutivas que hay que cubrir sí o sí. Pero a menudo, muchas empresas cometen dos errores:

  1. No hacen ningún tipo de planificación estratégica básicamente porque tienen “prisa” y porque tienden a identificar el término y su concepto a grandes empresas.
  2. Se van directamente a la táctica porque lo han visto hacer a otros, por el efecto moda o porque, simplemente, su negocio es “tan fácil” que no necesitan reflexionar en que cosas pueden hacer. Las hacen y punto.

Yo soy de los que creen que todo negocio necesita definir claramente su estrategia y que para ello no es necesario escribir un tocho. Horas de trabajo sí, pero no hacer un vademécum de 100 páginas. Puedes definir tu estrategia en tan solo 2 páginas (y ¡en una también!). Es posible que conozcas tan bien el sector, la competencia y a tu cliente que ni siquiera necesites dedicarle horas a analizarlo. Quizás eres de los que dedica una parte del día a investigar, lo haces de manera rutinaria y continua. Si es así te felicito, eso te ahorrará tiempo. Pero siempre necesitaras unas horas para plasmar todo ese conocimiento en un documento. Como el Business Model Generation, por ejemplo. Pero no hacerlo es un error. Irse directamente a decidir que vas a estar presente en tal sitio porque “mi vecino está” es tomar un peligroso atajo que, al final, puede llevarte a perder mucho más tiempo que el que hubieras invertido en darte cuenta que ese sitio no era para ti. Mucho peor porque no sabes para que estás.
 
Definir una estrategia sirve igual para un restaurante o una tienda de mascotas como para lanzar una línea de ropa o un coche. Y son justamente los negocios pequeños, y locales, los que habitualmente se van a la táctica lo que resulta un tanto paradójico si consideras que están más cerca de sus clientes que las grandes multinacionales cuyos profesionales realizan sus planes estratégicos desde un despacho en la planta 15 de un edificio a las afueras.
 
Hace unos meses una amiga mía que estaba por abrir un restaurante me preguntó si podía darle algún consejo en cómo enfocarlo y cuando le dije que para eso necesitaba un tiempo para conocer su negocio me respondió “¿Qué tienes que saber? Es fácil: compras buen producto y lo vendes”. Visto así la cosa parece sencilla, ¿verdad? Pero no es tan sencillo. Irse a la táctica puede llevarte a cometer pequeños errores que sumados te desposicionan. Si no empiezas pensando donde quieres colocar tu negocio y cómo quieres que la gente te vea, no serás capaz de definir con claridad que “cosas” debes hacer en el día a día para que te ayuden a establecer en la mente del consumidor/cliente la posición que esperas conseguir.
 
En realidad el método es muy sencillo y se basa en la reflexión y en la investigación.

  1. Saber quiénes son, o quieres que sean, tus clientes.  Siempre puede haber varios targets y, la mayoría de las veces, hay un core-target, aquel que es el más importante ya sea por volumen o por gasto que realizarán o por cualquier razón.
  2. Tener claro que ha hecho y que hace la competencia. Donde tiene más éxito.
  3. Conocerse muy bien a uno mismo. Entender y aceptar tus limitaciones pero también saber en que eres bueno. Todos somos muy buenos en algo, en algo aportamos más valor que el resto. Eso es lo que nos diferencia. Eso te lleva a establecer el posicionamiento.
  4. Pensar, pensar y pensar.  Ponerse objetivos acorde con todo lo anterior. Y escribir un DAFO ¡Que es una cosa sencillísima pero de gran ayuda!
  5. Una vez tengas todo esto hecho podrás hacer, de una manera rápida y sencilla, una táctica que te ayude a conseguir tus objetivos y alcanzar el posicionamiento deseado.
  6. Y por último: dudar, replantearse las cosas, analizar y mejorar.

En definitiva es un proceso que cualquiera puede y debe hacer. No importa tu tamaño, lo que importa es tu actitud y tus ganas por hacerlo. Y si no eres capaz de hacerlo solo o estás tan metido en el día a día que no puedes mantener la distancia necesaria para ser objetivo, busca la ayuda de profesionales. Somos muchos los que nos dedicamos a asesorar a compañías en la definición de estrategias de negocio o de marketing, ya sea online u offline o ambas. Y de todos los tamaños, desde freelance hasta grandes consultoras, para cualquier tamaño de empresa o negocio. Pero lo más importante es que hagas algo más que “comprar genero y venderlo” … ¡Métele cerebro y reflexión a tu negocio!

 
 
Acceso al artículo original, aquí
 
 
 

Además, pueden interesarte

Comments are closed.

Arriba
%d bloggers like this: