Promesas, compromisos y confiabilidad

PromesasNos definimos como personas a través de las promesas que ofrecemos, que hacemos, que pedimos, que cumplimos o no.
Promesas, acto lingüístico básico para coordinarnos con los demás; la humanidad no existiría sin promesas, seríamos sólo una cantidad de individualidades inconexas.
 
Pero, cómo son nuestras promesas? Ofrecemos promesas, las cumplimos? Somos capaces de solicitar promesas de otros? Y qué tiene esto que ver con la calidad de nuestra vida, y con forjar el futuro que deseamos?
 
Te dejo con el análisis y reflexiones que nos regala Daniela Gervais:


 
 
 

Promesas, compromisos y ser confiables…
cómo se relacionan con el futuro que soñamos???

 
Promesa aceptada Las promesas son esenciales en nuestra convivencia
Los seres humanos somos animales que hacemos promesas, según Nietszche
 
Gracias a las promesas, podemos crecer y expandirnos
Gracias a las promesas, podemos coordinar acciones y trabajar en equipo,
 
Nuestras civilizaciones están apoyadas y existen gracias a las promesas que hacemos y nos hacen.
 
 
Que sería de nosotros o de nuestras empresas sin el cumplimiento de las promesas?
Seriamos confiables?
 
Según las promesas que podamos hacer, y fundamentalmente cumplir, formamos nuestra identidad pública
 
Cuanto más importantes y vitales sean las promesas que podamos realizar, más poderosa será nuestra identidad pública
 
La educación nos da herramientas para expandir esa capacidad de hacer promesas. Cuanto más educación y conocimientos, transformados en nuevas distinciones, más poderosas serán nuestras promesas
No es lo mismo el poder de la promesa de un presidente que la de un simple ciudadano.
No es lo mismo el poder de la promesa de un/a padre/madre que la de un hijo menor de edad
 
 
empresasEsto es extensible a las empresas… expandimos nuestra empresa? es confiable? Cumplimos con los clientes y proveedores?
Somos sinceros con nuestras promesas?
Tenemos impecabilidad?
Sabemos que es la impecabilidad…
Le damos valor a la impecabilidad?
 
La impecabilidad es aún más importante que el poder de nuestras promesas
Tiene que ver con las competencias y compromisos que asumamos, para cumplir nuestras promesas – o hacernos responsables por su incumplimiento
 
Podemos ser poderosos en hacer promesas, podemos hacer promesas sinceras. Pero si no las cumplimos, dejamos de tener impecabilidad, debilitando nuestra dignidad y nuestra credibilidad.
 
Según la capacidad que tengamos de hacer promesas, y cumplirlas – ya sea en el ámbito personal, laboral o de nuestras empresas – mejoraremos nuestra identidad pública.
 
Muchas de nuestras insatisfacciones personales, mala reputación, falta de bienestar y resultados insatisfactorios, son consecuencia de un bajo compromiso por respetar promesas, por hacernos cargo de su importancia
 
vida, empresas, sociedadDebemos recalcar también la importancia en hacer cumplir las promesas que recibimos de otros, como parte del respeto hacia nuestra persona, nuestra dignidad, y la salud de una relación. Una promesa o un compromiso asumido pero no cumplido, debilita la confiabilidad y desgasta el poder de la relación
 
Para que haya una promesa debe haber una persona que hace una petición u oferta, y otra que acepta; además de una acción a cumplir, un plazo para hacerlo. Se ven involucrados dos procesos diferentes: el de hacer la promesa y el de cumplirla. La promesa como un todo, se cierra con su cumplimiento.
 
Podemos hacernos promesas a nosotros mismos? No… en ese caso la llamamos declaración.
Una declaración hacia nosotros mismos tiene el poder de un compromiso. Por ejemplo, voy a correr la maratón en el 2013
 
Paradójicamente los compromisos que menos cumplimos son las que nos hacemos a nosotros mismos
Esto tiene un precio muy alto y entre otras acciones negativas va carcomiendo la credibilidad hacia nosotros mismos , hacia nuestra estima y confianza
 
 

 
Volviendo a las promesas…
Para que exista una promesa muchas veces debemos ser oferta o atrevernos a pedir…
 
Que pasa si no somos oferta?
No estamos abriendo posibilidades, no estamos sumando a la civilización, nos estamos guardando conocimientos, aportes… acciones que podrian estar contribuyendo al crecimento de la sociedad…
 
Que pasa si no sabemos pedir?
Nos cerrará posibilidades de acción, quien no sabe pedir empobrece su vida…
 
Por qué solemos no pedir?
♦ Descubrirán que no sé… no podemos saber todo
Los seres humanos somos seres en constante aprendizaje…tenemos infinitas áreas de ignorancia…
Pidiendo no solo obtenemos lo que solos no podiamos, sino que aprendemos lo que antes no sabiamos…
 
♦ Muestro lo vulnerable que soy… Todos somos vulnerables…está bueno hacernos cargo de nuestra humanidad…
 
♦ Quedo comprometido… Pedir no significa que comprometa mi autonomía… es bueno tener expectativas pero pedir no significa que acepten mi pedido ni me hace deudor de la otra persona
Es sano reconocer que necesitamos de los demás y otros necesitarán de mi. A través de nuestros pedidos creamos relaciones y expandimos nuestras posibilidades
 
♦ Voy a molestar… este juicio esconde un problema de autoestima y dignidad… me coloco en posición de inferioridad, le doy al otro un valor superior como persona al que considero que yo tengo…
 
♦ Se van a negar… al pedir pueden aceptar o negarse… debo entender que el no es a mi pedido, no a mi persona
 
Si la persona no puede negarse a mi petición, estoy manipulando, pues solo puede dar una respuesta afirmativa. Mi pedido deja de ser pedido y pasa a ser una orden. Esto contamina la relación, tanto el si como el no pierden valor… Cuando ocurre, le estoy quitando al otro su libertad de elección.
 
 
Si reconozco mis inquietudes y de los demás; y elijo hacerme cargo de las mismas,
si aprendo a pedir claramente acciones concretas ,especificas,
si estoy dispuesto a dar y asumir un no como respuesta a una petición,
si soy oferta sincera,
si estoy dispuesto a asumir declaraciones conmigo y hacerme cargo de su incumplimiento,
si estoy dispuesto a cumplir mis compromisos en tiempo y forma

Entonces… Seré una persona confiable… seré creible… abrire posibilidades para mi y para los demás, expandiré mi humanidad

 
 
La mejor manera de cerrar un compromiso es con un sí o un no
La ambigüedades, obviedades o buenas intenciones, no facilitan el cumplimiento de las promesas.
 
Si no cumplimos nuestro compromiso por nuestra ambigüedad o por una dificultad de decir No, estamos comprometiendo nuestra efectividad, identidad pública y, lo que es más grave, nuestra dignidad como ser humano
Si no cumplimos nuestro compromiso por nuestra falta de impecabilidad estamos causando sufrimiento, el mensaje será no sos importante para mi
 
ser confiableSi elijo ser mi compromiso, dejo de ser victima de las circunstancias, dejo de ser mis excusas y razones, puedo construir mi futuro imaginado
 
Considerando las promesas como el fenómeno para coordinar acciones con otros, podemos construir un nuevo futuro comprometiéndonos en crear algo nuevo, asumiendo el riesgo que implica
 
 
Si estoy dispuesto a pedir, a ser oferta, a hacer promesas sinceras, a mantener la impecabilidad de las mismas
Si estoy dispuesto a comprometerme a la acción asumiendo riesgos,

estoy eligiendo enriquecer mi vida y la de los demás

 
 
…Si por el contrario elijo seguir el camino de la falta de compromiso estoy eligiendo empobrecerme y empobrecer mis relaciones,

estoy eligiendo seguir siendo mis razones y mis excusas

 
En última instancia puedo elegir seguir como estoy… pero siempre soy responsable de mis elecciones… soy responsable de mi propia vida, de la madurez y solidez de mis relaciones y por ende del futuro que genere…
 
 

“Yo soy responsable por algo
que ocurrirá en el futuro
que no existirá
en ausencia de mi compromiso”
James Selman

 
 
El compromiso hacia mi futuro soñado, es a través del compromiso que asuma en mi presente.
Sin compromiso hacia la acción, no puedo crear un futuro soñado
 
El verdadero compromiso es conmigo mismo y con mis acciones. Con intenciones no basta.
Si estoy comprometido conmigo podré cumplir mis declaraciones y promesas hacia los demás…Siempre elijo lo que quiero ser, y quien quiero ser!
 
 
Puedo elegir ser protagonista de mi vida

… o ser victima de las circunstancias, excusas, razones y justificaciones…

 
En última instancia, puedo elegir vivir una vida con dignidad

… o seguir justificándome

 
 
Daniela
 

 

 
Daniela Gervais es Ingeniera Agrónoma de la Universidad Nacional de Mar del Plata (Unidad Integrada INTA – FCA Balcarce), Posgrado de Comercio Exterior y Economía Internacional (Universitat de Barcelona), Master en Comercio exterior y Finanzas internacionales (Universitat de Barcelona), Posgrado en Management Estratégico (Universidad de Belgrano), Posgrado de Conducción Gerencial (Universidad de Belgrano), Posgrado en Coaching y Liderazgo (Universidad de Belgrano), Programa de Especialización y Entrenamiento en Coaching (Teresa Genesin, Certificado por la Asociación Argentina de Coach).
Como Ingeniera Agrónoma ha publicado varios trabajos de investigación, y ha realizado diversos cursos de capacitación.
En la venta directa se ha desempeñado en posiciones de suma responsabilidad: Gerente Zonal, Divisional o Gerente Nacional de Ventas en Avon Argentina, Naturel (Amodil), Gigot, Carolina Duncan, Amway Argentina.
Asesora y realiza entrenamientos en administración y gestión en ventas, liderazgo, trabajo en equipo y Coach, a particulares y empresas.
Contacto: gervais.daniela@gmail.com
 

 

 
 
 
 

Además, pueden interesarte

Comments are closed.

Arriba
%d bloggers like this: