El Principio de Peter en los procesos de mejora


En una jerarquía, toda persona tiende a ascender hasta alcanzar su nivel de incompetencia (Laurence J. Peter).

 
Una nota del Ing. Daniel Maestro Sabino para Kaizen – Lean – Argentina. Su análisis de la implementación de procesos de mejora que ha realizado, y sus conclusiones acerca de las situaciones en que puestos clave se encuentran cubiertos por personas a las que se les aplica el susodicho principio. Es decir, incompetentes.
 
Incompetentes en puestos clave en empresas? Como las brujas, no existen. Pero que los hay, los hay.
 
Ud., qué opina? La nota completa y los habituales links:


 

El principio de Peter en los procesos de mejora

El principio de Peter dice que : “cada persona es ascendida hasta su máximo nivel de incompetencia”.

 

Hay quienes no creen que esto pueda ser verdad en las empresas, que es una cuestión humorística, que nadie tiende a suicidarse tomando malas decisiones, o que los familiares en las empresas son mejores que los profesionales que llegan o que estan en ellas. Sin embargo, a diario vemos, que se hace realidad lo inexplicable del punto de vista racional. Entonces que ocurre… que cuando se comienzan procesos de mejora, uno se encuentra en lugares claves, a personas que no tienen la capacidad y la formación para llevar adelante los cambios, pero que cuentan con la confianza de gerentes, directores o dueños. Por lo general esta situación se da con hijos ocupando cargos, hermanos o sobrinos, familiares heredados como yernos y nueras ( puede que ni siquiera esten casados – es facil ver el novio de la nena o la novia del nene – en lugares que por capacidad,no podrían ocupar ni de casualidad.

 

Y todos los esfuerzos de mejora se vienen abajo, porque el ejemplo parte desde el vamos, con vicios.

 

Y en cada reunión, o por radio pasillo sale el tema, del incompetente que esta ese cargo, y que con su nula habilidad tira abajo el esfuerzo de los demas.

 

Y como tiene una relación con personas que deciden o peor áun con el dueño o director, nadie lo pone sobre el tapete, para no quedar mal. Y todos los esfuerzos que se hacen empiezan a sufrir del síndrome del conductor ciego, que va dando volantazos de un lado a otro de la ruta, y no puede mantener el carril.

 

Me viene a la memoria una anécdota de un gerente técnico que me comentaba que el “encargado de logística” era una persona que tenía relación con una gerenta. Que ni por las tapas tenia conocimiento para ocupar el cargo y que encima, no estaba en la planta para coordinar los envíos, sino que la gerenta lo quería tener cerca “para sí misma”. En concreto los errores eran gigantescos, pero esta firma, multinacional, no se crean que estamos hablando de una pyme cualunque, no tenian los métodos de control internos como para que saltaran esas malas decisiones. Por lo tanto, un montón de decisiones, se veían boicoteadas por la mala gestión de esta persona en ese cargo.

 

En otra empresa “familiar esta” había que darle trabajo a los hermanos del dueño – que le ponían buena voluntad – pero eran una máquina de hacer macanas. Los cambios se llevaban adelante pero a una velocidad menor de lo que se precisaba porque había que capacitarlos, esperar su curva de aprendizaje y aún asi, los resultados eran menores.

 

En otra empresa, me toco ver “al novio de la nena” – un inútil a todas luces – pero que el padre dueño, no quería enemistarse con su hija y tener un drama familiar. Así el susodicho fue pasando por un montón de lugares de la empresa, generando problemas en cada cosa que tocaba, pero estaba “becado” por ser el novio de la hija del dueño. Así se lo fue corriendo de muchos lugares, pero hasta el día de hoy ( ya casado y con hijos) se lo mantiene como “becado” en posiciones de intrascendencia, pero cobrando un sueldo como si fuera el “10” de la selección.

 

En otra empresa, dije no, antes de arrancar, porque el gerente de planta “amigo del dueño de años” no quería blanquear la situación ante el dueño por temor a ser tildado de incompetente, de los esfuerzos que había que realizar para mejorar.

 

Entonces antes de arrancar cualquier proceso de mejora, debe quedar claro, que si hay relaciones familiares o amistosas de algun tipo, y no se posee la competencia necesaria, habrá que blanquearla. Porque sino todos los esfuerzos que se pretendan hacer habrán fracasado. Y eso es responsabilidad de todos. Yo la he asumido.

 

Y prefiero no trabajar a tener que renegar con una serie de incompetentes y que al no tener éxito sean mala propaganda para nuestra empresa.

 
 

 

Publicado por kaizen-lean-argentina, link aquí

 

 
 
 
 

Además, pueden interesarte

Comments are closed.

Arriba
%d bloggers like this: