¿Marketing humanizado?

MarketingConjunto de principios y prácticas que buscan el aumento del comercio, especialmente de la demanda (DRAE); según Kotler, el conjunto de actividades humanas orientadas a satisfacer las necesidades de los clientes; también arte y ciencia de hacer buenos tratos. Es el Marketing.

 
Una reflexión del autor: en la base sólo se dan procesos entre humanos, mediante conductas humanas, a través de herramientas humanas donde solo pueden tener éxito quienes conocen sobre la vida humana.
 
Colaboración del Dr. Juan Manuel Alborés, a quien agradecemos el permiso de publicación:

 
 

EL MARKETING TAMBIÉN SE HUMANIZA

 
Philip Kotler definio al marketing como un conjunto de actividades humanas orientadas a satisfacer las necesidades de los clientes. Una definición aún más sencilla habla de marketing como el arte y la ciencia de hacer buenos tratos.
 
Cuando comencé a estudiar y luego a aplicar el concepto de marketing recibi como mensaje que el marketing acerca dos voluntades. Una de producir y vender, la otra de consumir, dando satisfacción a sus necesidades. Para ello quien produce y vende debe demostrar a su potencial consumidor que con su producto puede dar satisfacción a sus necesidades.
 
Y desde alli partieron un sinnúmero de conceptos, técnicas, estrategias y tácticas de marketing. Todos estuvimos involucrados en esa sofistificación. Todos sumamos algo, desde la conducción por objetivos hasta la excelencia, como si fueran parte de marketing, softwares de marketing sobre econometría, estadísticas, distribuciones poblacionales, etc. etc. Hoy, su evolución es tan fuerte y voluminosa que los mismos que están diariamente en el tema, tienen dificultades para estar informados de todo lo que pasa. Por ejemplo, hace 15 o 20 años, se creía que teniendo un buen producto o servicio, los clientes venían naturalmente. Recordemos, aún antes, a Henry Ford, su excelente auto se vendía solo con la condición de ser negro… Y llegó la humildad oriental. Conocer y saber del cliente. Sus deseos, gustos y hasta cuanto están dispuestos a pagar por el producto. A esto, que pasó hace tantos años y que hoy se expresa con mucha más fuerza aún pidiendo se tenga en cuenta, la llamo la revolución de la base enfrentando a la cúspide. La fuerza de la táctica frente a la estrategia. La importancia del campo, del punta de lanza, expresión antigua pero nunca mejor usada que en estos tiempos.
 
La tecnología, los tecnócratas y los especialistas del marketing como materia compleja y solo comprensible para una elite de profesionales entrenados y experimentados para ello, están siendo superados. Mejor dicho, fueron superados.
 
Las estrategias se discuten en mesas formales, rodeadas de ejecutivos con abundantes datos y diapositivas que expresan escenarios y modelos. Atraviesan los caminos burocráticos de las organizaciones y llegan finalmente al campo. Al hombre que las tiene que cumplir. Pero para cumplirlas también se desarrollaron pautas de la mejor disposición y utilización de los recursos disponibles. Es decir, se definen las tácticas del marketing. Esto ocurre normalmente una, dos y hasta tres veces al año. Ocurre entonces que eso que llamamos dinámica del mercado humanamente expresado, cambia, cambia y lo hace a velocidades propias de un mundo globalizado, informado donde la batalla de la competencia se libra allá, lejos del centro estratégico, sorpresivamente, con necesidades de resolver: Vamos al viejo concepto de venta no hecha a y en tiempo es venta perdida, ganada por el rival.
 
El lector estará pensando hacia donde voy.
 
El marketing también se humanizó. En realidad vuelve a sus orígenes: “es el proceso social… ” “es un conjunto de actividades humanas…”
 
En algún momento llegamos a convencernos que quien está en el terreno de la acción de venta no debe pensar. Solo debe actuar en consecuencia de la estrategia y la táctica pensada por mentes privilegiadas y dotadas de conocimientos especiales.
 
Recuerdo también a importantes empresarios seleccionar para la punta de lanza solo a quienes tenían hambre. Serían topadoras. Actuarían sin pensar y sin dudar en aquello que le indicamos haga.
 
Hoy es ineludible, inevitable, dotar de conocimientos sobre el negocio, los productos, las variables y posibilidades alternativas a quienes concretan nuestras ventas. Observen que la necesidad de concretar una venta exige la transformación de una táctica en estrategia… y para mejor, sin tiempo para su aprobación. Por supuesto esto si queremos seguir creciendo y ganando la batalla de la competencia.
 
Por qué digo que el marketing también se humaniza? Lo digo porque en la base solo se dan procesos entre humanos, mediante conductas humanas, a través de herramientas humanas donde solo pueden tener éxito quienes conocen sobre la vida humana.
 
Suena tan simple… pero qué difícil es convencernos de que la simplificación y humanización de conceptos y conductas nos llevarán al éxito.
 
Habrá que diseñar una maestría sobre el particular.
 

 

 

Por el Dr. Juan Manuel Alborés, de quien ya hemos publicado Liderazgo Humanizado
dr juan manuel albores
 
El Dr. Juan Manuel Alborés es Contador y Lic en Administración de Empresas (UBA), brinda cursos de capacitación acerca de Costos Industriales, Racionalización Administrativa, Marketing, Marketing Farmacéutico, Sistemas, Estrategias de Marketing y Costos, Marketing en Salud. Ex Gerente de Sistemas; Planificación de Marketing ; Director de Marketing, Director General, y CEO en importantes compañías como Bunge y Born, Productos Roche, Laboratorio Dr. Gador, Laboratorios Bernabó, y diversas empresas de Venta Directa de cosmética, lencería e indumentaria. Actividad sindical empresaria en CAEME, CILFA, CECPVD, Asociación Odontológica de Estética Labial e Implantes.
 

Contacto: mail al Dr Juan M. Alborés

 

 
 
 

Además, pueden interesarte

Comments are closed.

Arriba
%d bloggers like this: