Los gurúes hacen que la reflexión no sea necesaria

Deje de pensar!El pensamiento crítico es una aventura arriesgada, trabajosa, que puede abrir tanto caminos novedosos como senderos de incertidumbre.
 
Hay que tener coraje para ejercerlo, aunque su proceso no sea vistoso. Porque es cierto: pensar no luce mucho.
 
Por eso, en el reino de la delegación, los gurúes cumplen un papel importante. Se delega en ellos la tarea de pensar y luego se siguen sus instrucciones.


 
 

Los gurúes hacen que la reflexión
ya no sea necesaria

O “Deje que los demás piensen por Ud.”

 

¿La figura del gurú opaca el debate de corte intelectual? ¿La fascinación sumisa ante la palabra de un líder es preferible a ser interpelado por la complejidad del pensamiento crítico y las ciencias sociales?
De Ana Wortman, en suplemento Enfoques, LA NACION, Pág. 5, 26 de noviembre de 2006

Las preguntas de Ana Wortman no son para nada retóricas, en especial si se responden desde los terrenos del management. Definitivamente sí. Podría decirse que la misión esencial de los gurúes es opacar el debate y propiciar la sumisión.
 
No es casual que -tal como se señala en otro tramo del suplemento- no se detecten gurúes del management criollos, a pesar de que existen entre nosotros consultores e investigadores de muy alto nivel. No hay por qué esperar que la Palabra llegue desde un punto superior y extranjero para derramarse sobre la dirigencia nacional, cuando el acceso a los problemas quizás esté mucho más a mano o puedan dilucidarse más fácilmente.
 
El pensamiento crítico suele ser una rara avis en las empresas. Generalmente, se la mantiene enjaulada o recluida en el altillo como a los locos de las familias patricias, según dicen que era costumbre a principios del siglo XX. A veces se la suelta un rato porque la rutina y la mediocridad asfixian. También puede aceptarse esta posibilidad liberadora, paradójicamente, por consejo de un gurú cuyo marketing se asienta sobre simulacros de transgresión. He aquí el lado bueno de la gurufilia .
 
Aldo Rico, un conocido militante de la acción directa, emitió en 1987 un juicio filosófico que hizo pensar a gran cantidad de argentinos. Afirmó: “La duda es la jactancia de los intelectuales”. Tenía razón. Los intelectuales se jactan por dudar, en contraste con los que no dudan y toman cualquier decisión, sea ésta estúpida, inteligente o cruenta, nunca se sabe.
 
La oposición extrema entre pensamiento y acción es una falacia porque se basa en prejuicios. Es tan dañino para la empresa aquel que se paraliza por pensar como el que actúa sin mediar una reflexión previa.
 
El pensamiento crítico es una aventura arriesgada, trabajosa, que puede abrir tanto caminos novedosos como senderos de incertidumbre. Hay que tener coraje para ejercerlo, aunque su proceso no sea vistoso. Porque es cierto: pensar no luce mucho. Por eso, en el reino de la delegación, los gurúes cumplen un papel importante. Se delega en ellos la tarea de pensar y luego se siguen sus instrucciones.
 
Jorge B. Mosqueira
jmosqueira@ar.inter.net
 
Link permanente:
http://www.lanacion.com.ar/863979
Domingo 3 de diciembre de 2006
Publicado en la ed. impresa: LA NACIÓN – Empleos
Recortes

 

 

La aguda nota de Jorge B. Mosqueira (quien siempre tiene una reflexión importante para compartir), nos recuerda cuando analizábamos cómo “Elegir un Modelo de Gestión” [click sobre el titulo para verlo – posteado el 29-04-2006] y nos planteábamos que

Toda metodología de este tipo suele implantarse de una manera religiosa: llega como una verdad revelada, todos deben abrazarla so pena de excomunión (desde ser mal vistos hasta tratados como herejes) y, luego de períodos de seguir la letra de la ley, quedan sólo ritos residuales de la religión.


 

PENSAR es INDELEGABLE, damas y caballeros.
 
Link al artículo citado por Mosqueira: [Sociedad] El imperio del mercado // El impulso que los años 90 le dieron al mundo de los negocios terminó de consolidar la construcción de una nueva subjetividad, nuevas ilusiones y creencias


 

Otro artículo de La Nación – Enfoques de la misma fecha (26/11/2006): Mundo gurú: de la edad de la razón a la gurumanía

, por Juana Libedinsky.
Muy bueno.

 

 
 
 
 

Además, pueden interesarte

One Response to “Los gurúes hacen que la reflexión no sea necesaria”

  1. […] El pensamiento crítico es una aventura arriesgada, trabajosa, que puede abrir tanto caminos novedosos como senderos de incertidumbre. Hay que tener coraje para ejercerlo, aunque su proceso no sea vistoso. Porque es cierto: pensar no luce mucho. Por eso, en el reino de la delegación, los gurúes cumplen un papel importante. Se delega en ellos la tarea de pensar y luego se siguen sus instrucciones. Seguir leyendo en VENTADIRECTA·BIZ […]

Arriba
%d bloggers like this: