Elegir un Modelo de Gestión

Elegir un Modelo de GestiónSeis Sigma, Lean Management, Teoría de las Restricciones, Cinco S, TQM, Kaizen, … Todas metodologías para lograr la excelencia en las operaciones.
¿Cuál es la más conveniente para una PyME argentina?
 
Ninguna en particular. Toda metodología de este tipo suele implantarse de una manera religiosa: llega como una verdad revelada, todos deben abrazarla so pena de excomunión (desde ser mal vistos hasta tratados como herejes) y, luego de períodos de seguir la letra de la ley, quedan sólo ritos residuales de la religión.

 
Pero, y los RESULTADOS … ?


 
 

Elegir un Modelo de Gestión

Seis Sigma, Lean Management, Teoría de las Restricciones, Cinco S, TQM, Kaizen, …
Todas ellas metodologías para lograr la excelencia en las operaciones.


Cuál es la más conveniente para una PyME argentina?
Ninguna en particular. Porque toda metodología de esta naturaleza tiene una forma definitiva, y suele ser implantada en nuestras PyMEs de una manera religiosa: llega como una verdad revelada, todos los miembros de la organización deben abrazarla so pena de excomunión (con extremos desde ser mal vistos hasta ser tratados como herejes) y, luego de cortos o largos períodos de seguir la letra de la ley, terminan quedando sólo algunos ritos residuales de la religión. Pero, y los resultados … ?


Posiblemente, pocos. Quizás, frustración. Con suerte, aprendizaje. El que resulta de identificar los errores cometidos y sus causas, para no volver a caer en ellos. (La base real de la remanida “mejora continua“).


En lugar de abrazar una metodología de esta manera, le propongo que antes que desarrollar la postura “religiosa”, elija la “filosófica“: de análisis crítico.

Los máximos niveles de la organización deben conocer con un buen grado de profundidad, cuáles son las características de cada sistema. En qué se basan, qué pretenden lograr, qué procedimientos plantean.

Y, con este nivel de conocimiento y análisis, aplicar el sentido común. René Descartes decía de él -¡hace 4 siglos!-, con elegante ironía, que “es lo que mejor repartido está entre todo el mundo, pues cada cual piensa que posee tan buena provisión de él, que aun los más descontentadizos respecto a cualquier otra cosa, no suelen apetecer más del que ya tienen” (Discurso del Método, Primera Parte).
 
Tomar de cada sistema los conceptos, criterios, visiones, que son más apropiados a las características de lo que la organización es y quiere ser, y acordes al modo que la organización cree que debe tener para abordar los cambios. Teniendo en cuenta que éstas son herramientas.
 
Antes de usar una herramienta así -más aún, antes de elegirla- es necesario dar al menos dos definiciones claras y concretas:
1- Dónde estoy, quién o qué soy (Estado actual).
2- Dónde quiero estar, quién o qué quiero ser (Estado deseado).
Es decir: identificar un punto de partida realista, y proponerse una meta lograble. Idealmente, además, identificar de qué modo estamos dispuestos, o somos capaces, de caminar ese camino.

 
A partir de ésto (como medio, definiremos misión, visión, valores de la empresa) digo, a partir de identificar estos hitos, elegiremos las mejores vías. Utilizando los conocimientos que hayamos sido capaces de lograr.
 
Desde luego, el tener una base científica y filosófica ayuda. Simplemente (¡simplemente!) porque permite mejores análisis, y tomar mejores decisiones.
En síntesis, tener más chances de equivocarse menos.
 
Ese es, a mi criterio, la mejor manera de lograr – si no la excelencia – los mejores resultados en una PyME argentina.

 
 
 
 

Además, pueden interesarte

Comments are closed.

Arriba
%d bloggers like this: